Santiago del Estero, Argentina | Lunes 24 de Junio del 2019
 
 

Cuatro policías detenidos por la muerte de los jóvenes de San Miguel del Monte


Al resto de los efectivos arrestados los imputaron por los delitos de falsedad ideológica y encubrimiento.

 

Cuatro de los efectivos de la Policía Bonaerense a los que ayer detuvieron por la trágica persecución de San Miguel del Monte en la que murieron cuatro jóvenes fueron acusados por homicidio doblemente agravado por la jueza Marcela Inés Garmendia, a cargo del expediente que investiga el fiscal Lisandro Damonte.

El capitán Rubén García (48) y los oficiales Leonardo Ecilape (26), Manuel Monreal y Mariano Ibañez, que fueron desplazados de sus cargos por el ministro Cristian Ritondo, fueron imputados por los agravantes de su rol de policías y el uso de armas de fuego.

Es decir, para la Justicia, los disparos policiales ya son un hecho.

Cristian Righero, José Domínguez y Juan Gutiérrez, también policías de la comisaría de Monte, fueron acusados de falsedad ideológica y encubrimiento agravado según documentos a los que accedió Infobae.

El hecho ocurrió durante la madrugada del pasado lunes en la Colectora 9 de Julio a la altura del kilómetro 111 de la Ruta 3 de la ciudad bonaerense. A bordo del Fiat 147 blanco que impactó contra el acoplado de un camión, viajaban Gonzalo Domínguez (14), Camila López (13) y Danilo Sansone (13), todos oriundos de San Miguel del Monte, junto a Aníbal Suárez (22), nacido en Misiones. Los cuatro fallecieron. Una quinta ocupante, Rocío Guagliarello (13), quedó gravemente herida y pelea por su vida.

Antes de chocar, los jóvenes estaban siendo perseguidos por un patrullero. En el móvil iban el subcomisario Julio Franco Micucci (36), en la nómina de pagos de la fuerza desde 2012, García, también en la nómina de la Bonaerense desde 2012, y Ecilape, parte de la Policía de la provincia desde 2015. Estos fueron desplazados de la fuerza y, salvo Micucci, fueron detenidos.

Previo al desenlace fatal, los vecinos alertaron sobre la situación con llamados al 911 en los que comunicaron haber escuchado ruidos similares a disparos. "No fue solamente un accidente. Hay una relación causal inmediata e ineludible; sin los disparos no se hubiera producido la colisión", aseguró el Procurador de la provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand.