Santiago del Estero, Argentina | Jueves 19 de Septiembre del 2019
 
 

Informe socioambiental compromete a dos detenidos acusados de vender drogas


La situación procesal de dos jóvenes detenidos por tenencia de estupefacientes el pasado 17 de abril en las inmediaciones de la plaza Sarmiento de la ciudad Capital se complicaría partir de un informe socioambiental solicitado por el Fiscal del caso Dr. Pedro Ibáñez.

 

Se trata de Humberto Alejandro Galván y José María Capula, quienes están imputados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, ya que al momento de su detención por parte de personal policial de la Comisaría Nº 3, en avenida Belgrano y Luis Braille del barrio Sarmiento, se transportaban a bordo de un motovehículo.

Los uniformados advirtieron un accionar sospechoso, al observar que uno de los dos mencionados no tenía puesto el casco protector y ante la presencia policial se “pusieron nerviosos”, por lo cual los hicieron detener la marcha.

Frente a dos testigos se extrajo de las prendas de Galván, apodado “Yaka”, la suma de 660 pesos y una bolsa de nylón pequeña de color celeste que contenía una sustancia vegetal de color pardo verdosa, que pesaba 4,5 gramos (marihuana según el narcotest).

En el caso de Capula, se extrajo de sus vestimentas una pequeña bolsa transparente que contenía 14 envoltorios con una sustancia blanquecina. Una vez realizado el narcotest, éste dio positivo, tratándose de cocaína, de un peso de 2.5 gramos.
El informe

El informe socioambiental efectuado a Galván y Capula, fue efectuado diez días después de la detención, en sus domicilios, ambos del Bº 8 de Abril. Los mencionados viven frente a la Escuela pública Sarmiento, que funciona en tres turnos. Frente al establecimiento se encuentra una plaza de grandes dimensiones, donde alternan niños y jóvenes.

En la documentación citada se reflejan los testimonios de vecinos, quienes fueron entrevistados, señalaron que los imputados “siempre se juntan en la plaza, bajo un árbol, donde se observa que van y vienen vehículos, sobre todo los fines de semana”.

Otro de los vecinos comentó que los mencionados y otros jóvenes “se juntan en una tómbola, y por ahí van y vienen motos y autos”.

En cuanto a la familia Galván, un vecino declaró a las trabajadoras sociales que lo visitaron, que “tres de los cuatro hermanos consume sustancias”, y generalmente se los ve en la plaza. Otro de los consultados se quejó porque “aquí hay mucha droga” y que tuvo que enrejar la casa por los constantes robos. Agregó: “Yo se que venden pero no se quién es quién”.

Otra de las vecinas de los Galván dijo conocer a toda la familia, y puso énfasis al afirmar que “Yaka (el imputado) es el distribuidor”. A lo que añadió: “A Yaka lo vas a ver siempre bien vestido, cuida mucho su imagen, nunca vas a pensar que vende drogas. El es el capo”. Esta vecina fue más allá en sus dichos, y según se plasma en el informe presentado al Fiscal Dr. Ibáñez, “yo lo vi hace poco entregando droga aquí en un negocio de esta cuadra”.